11 Lumbier-Leyre 68 Km

Esta ruta nos llevará al nordeste de Navarra, tomando como punto de partida y final Sangüesa. Los lugares destacados que se visitan son el Pozo de las Hiedras, la Foz de Lumbier, el Monasterio de Leyre y el Castillo de Javier. 
Todo ello en una ruta que será complicada ya que en los 68 Km se afronta un desnivel positivo de más de 1.500 m.
El pozo de las hiedras se encuentra en las cercanías de Aibar y se trata de una vieja presa en la que abundan las hiedras. Es un pozo de forma circular se llena en época de lluvias, y un puente de madera permite el paso al otro lado del riachuelo. Situado en el barranco de la Bizkaia, destaca su valor paisajístico y ambiental, ya que el salto de agua coincide con un pequeño bosque de robles y encinas rodeado de arbustos.

La Foz de Lumbier es un paisaje espectacular formado por roca y árboles atravesados por el río Irati. Toda la foz, de 1,3 Km de largo, está atravesada por un camino que antiguamente era una vía ferroviaria para transportar madera. Está declarada Reserva Natural como protección de una importante colonia de aves rapaces en la que destacan los buitres leonados y el alimoche. En la boca de la Foz de Lumbier encontramos las ruinas del puente del Diablo por el que antiguamente discurría el Camino de Santiago.
El Monasterio de Leyre se alza en terrenos del municipio de Yesa sobre el ramal del Camino de Santiago Aragonés. En Leyre están los pilares del viejo Reyno y el panteón de sus primeros reyes. Leyre es el principal monumento románico de Navarra y uno de los conjuntos altomedievales más atractivos de España. El monasterio tuvo una gran relevancia en la historia del reino de Pamplona y posteriormente en el de Navarra, así como en la Reconquista.
El castillo de Javier nació como torre de señales y vigilancia en el siglo X y es la casa natal del patrón de Navarra, San Francisco Javier. El castillo y la villa de Javier fueron ganados por Sancho VII de Navarra en torno al año 1223. Un noble aragonés los había dado como garantía por un préstamo que le concedió el monarca navarro, pero al acabar el plazo y no poder hacer frente al pago, pasaron a la propiedad de Sancho. En torno a esta Torre del Homenaje o San Miguel se fueron añadiendo estancias. El castillo fue erigido sobre roca viva, y ha sufrido varias restauraciones a lo largo de la historia. Tras la conquista de Navarra el castillo pertenecía a María de Azpilcueta, oriunda del Valle de Baztán, casada con Juan de Jaso (padres de San Franciso Javier), cuya familia defendía la independencia del reino y de hecho dos de los hermanos de Javier participaron en el intento de reconquistar el reino en 1521 estando presentes en la caída del Castillo de Maya en 1522. Por la resistencia mostrada el Cardenal Cisneros ordenó la demolición completa del castillo en 1516, aunque sólo se realizó un desmochando de la parte fuerte del mismo.  El castillo fue restaurado a mediados del siglo XX y reformado con motivo del Quinto Centenario del nacimiento de San Francisco Javier, celebrado en el año 2006. 



Mapa y Perfil de la ruta

10 Ujué 46 Km

Una bonita ruta por el entorno de la espectacular localidad de Ujué que bien merece una visita por si misma. Siguiendo con los lugares relevantes de Navarra he destacado, en esta ruta visitaremos el pueblo viejo de Gallipienzo, la ciudad romana de Santa Cris, el molino de Güerinda, y para finalizar podremos deleitarnos con las vistas de Ujué desde el mirador.
Sin duda será una ruta muy dura ya que en apenas 46 Km tendremos que hacer frente a casi 2.000 m de desnivel positivo.
El pueblo viejo de Gallipienzo tiene una estampa típicamente medieval enclavado en un cerro y con una estampa típicamente defensiva. Gallipienzo cuenta con restos de un antiguo castillo y con impresionantes vistas hacia el río Aragón.
Santa Cris ya era un poblado amurallado en la edad del Hierro y posteriormente se instalaron los romanos, levantando una ciudad de espectaculares dimensiones. Luego, todo aquello desapareció sin dejar rastro documental. El cerro donde se sitúa el yacimiento arqueológico es hoy también una espléndida atalaya, con panorámicas que alcanzan el Pirineo y dominan todo el Valle.
En la sierra de la Guerinda se conserva uno de los pocos molinos de viento que existieron en Navarra. El molino de viento se construyó probablemente en la segunda mitad del siglo XVII. Sus restos aparecieron en 1995, en el curso de los trabajos realizados por la empresa Energía Hidroeléctrica de Navarra para la instalación del parque eólico. 
Desde el mirador de Ujué tendremos unas impresionantes vistas del poblado medieval de calles empedradas, con su iglesia-Fortaleza presidiendo la colina.
Mapa y perfil de la ruta Ujué 46 Km



09 Monasterio Oliva-Pitillas 64 Km

Monasterio de la Oliva
Nueva ruta por la zona media de Navarra que parte y finaliza en el Monasterio de la Oliva y nos lleva hasta dos humedales como son la Laguna de Pitillas y la Estanca de los Dos Reinos. Además de estos tres lugares destacados también pasaremos por las localidades de Murillo el Fruto, Santacara, Melida y Carcastillo.
Este recorrido es largo, con 64 Km, aunque no tiene mucha dificultad ya que ni siquiera tendremos que superar los 600 m de desnivel positivo.
Río Aragón
El día amanece soleado y pese a ser pleno invierno la temperatura es agradable. Poco antes de las 11 de la mañana comienzo la ruta después de haber conducido desde Estella. Salgo de las inmediaciones del Monasterio de la Oliva por un camino bastante pedregoso, que junto con el viento, dificulta el avance. Transitando por diversos caminos de parcelareas alcanzo Melida a los 9 Km. Durante unos kilómetros circulo por un camino adoquinado que, si no lo es realmente, se asemeja a una calzada romana y es que sería de extrañar que hoy en día se adoquinara un camino.
Para cruzar el río Aragón no queda otro remedio que tomar la carretera, aunque enseguida la abandono para seguir hasta Santacara. Desde la
distancia ya se divisan los curiosos restos de la torre del castillo de Santacara, pues se mantiene en pie poco más que una sola de las cuatro caras de la torre, amenazando con derrumbarse en cualquier momento.
Ruinas del castillo de Santacara
La subida hasta la torre es criminal ya que se trata de un camino con mucha pendiente pero además completamente colapsado por piedras sueltas lo que hacen imposible alcanzar la cima sin echar pie a tierra. Si la subida es imposible la bajada es parecida ya que se hace por una zona de escaleras que yo por precaución al ir en solitario preferí hacerlo a pie.
La salida de Santacara fue una de las zonas que más me gustaron, aunque quizás se trate de algo personal ya que se circula por una maquia típicamente mediterránea dominada por arbustos de la familia Juniperus, principalmente Sabina, especie fundamental en mi tesis doctoral. Al final este camino se complica pareciendo, más que propiamente un camino, una cañada pecuaria ya que las típicas marcas de todo tipo de vehículos de los caminos dejan lugar a incómodas huellas de animales para el paso en bici. 
Finalmente, tras pasar junto a un corral que imagino será el originario de las huellas del camino anterior, se alcanza la carretera NA-5330 que debemos seguir hasta alcanzar la laguna de Pitillas. 
Laguna de Pitillas
Quiero circundar la laguna así que voy siguiendo la carretera junto al vallado hasta que este termina, momento en el que dejo la carretera y tomo una senda que me adentra en la propia laguna. Siguiendo esta senda se llega hasta una zona de observación de aves desde donde las vistas de la laguna, y más ahora que está en su plenitud, son espectaculares por la cantidad de aves que se divisan, incluida alguna rapaz. Toda el recorrido por la senda que bordea la laguna es muy bonita pero llega un momento que se termina y hay que salir a una parcelaria, alejándonos de la orilla, para continuar el recorrido. 
Camino hacia Carcastillo
Cuando dejamos atrás la laguna apenas hemos recorrido 20 km de ruta. Los siguientes 20 hasta llegar a Carcastillo discurren por parcelarias en buen estado donde se podría haber circulado a gran velocidad de no haber sido por lo ventoso del día. Si bien hay que destacar que en este tramo nos vamos a encontrar un verdadero muro, en lo que parece algún tipo de construcción hidraúlica, aunque de tan sólo 100 m.
Al llegar a Carcastillo estoy bastante desfondado, seguramente por la continua lucha contra el viento, ya que el terreno tampoco es que sea excesivamente exigente. Por ello, lo primero que hago es buscar una fuente para recargar el agua que ya había terminado y en segundo lugar buscar algún lugar en el que poder repostar algo de alimento sólido que me ayude a recargar las pilas. 
Estanca de dos Reinos
Tras este breve descanso, de apenas 10 minutos, continuo la ruta camino ahora de la Estaca de dos Reinos. La salida de Carcastillo será de los tramos más duros, en primer lugar al atravesar una zona en ligero ascenso pero muy pedregosa, y en segundo al afrontar una dura, aunque no muy larga, subida. Al terminar el descenso vamos a adentrarnos en una zona de continuos canales de riego que nos van a llevar hasta la Estanca. Bordeamos el humedal por un cómodo y bonito camino y nos dirigimos hasta el punto de partida para finalizar la ruta. La vuelta desde la Estanca, que serán los últimos 15 Km de la ruta, se me hacen muy duros por la cantidad de kilómetros acumulados ya, pero sobre todo por el continuo viento en contra que dificulta enormemente el avance. 
Finalmente, después de casi 4 horas de ciclar, alcanzo nuevamente el apacible Monasterio de la Oliva, puesto que al ser día laborable está completamente desierto.

Los sólidos muros de piedra del Monasterio de La Oliva atesoran siglos de historia y arte: un oasis de paz y tranquilidad. El Monasterio fue fundado en el siglo XII por el monarca García Ramírez "El Restaurador" (1134-1150). Como tantos otros lugares, la guerra de la Independencia de 1808 junto con la desamortización de Mendizábal en 1836 fueron nefastos para el templo, lo que provocó su abandono. Del Monasterio medieval quedan importantes dependencias, su imponente iglesia, el claustro gótico, la sala capitular, la cocina, la sala de los monjes y la capilla de San Jesucristo, el edificio más antiguo de todo el conjunto. En la actualidad está habitado por una comunidad cisterciense. Su visita supone percibir la grandeza de una arquitectura trascendental en la historia del arte europeo de la Edad Media.
La Laguna de Pitillas es un humedal de tipo estepario y de origen endorreico (sin desagüe) y está considerado como uno de los más importantes el Valle del Ebro y el más extenso de Navarra. El origen de las aguas que alimentan la laguna se encuentra en la Sierra de Ujue, en el barranco del Pozo de Pastor y de otros cercanos menos importantes. La profundidad, en condiciones de llenado normales, no supera los 2 metros. Este humedal es elegido por multitud de aves acuáticas para nidificar o para hacer un alto en el camino migratorio. Las aves junto con la fauna asociada a este ecosistema hacen de la laguna de Pitillas un espacio natural de una gran biodiversidad. Las referencias escritas más antiguas que se conocen se remontan a 1348 y se nombra como balsa de Sabasan y pertenecía al rey de Navarra. Era utilizada para el riego y, dada la abundancia de aves, como zona de caza de la monarquía. En el siglo XVI se construyó una presa para elevar su capacidad de almacenamiento y así sacar más rendimiento en el riego.
Estanca de los Dos Reinos. Se trata de una balsa creada con el fin de regular aguas del pantano de Yesa que llega hasta este punto a través del canal de las Bardenas. Gran parte del espacio está ocupado por aguas libres y por cultivos de coníferas. Rodeando la lámina de agua se distribuye una banda de carrizos en cuyo alrededor se encuentran juncos y praderas. Es un importante humedal para aves acuáticas, tanto en invernada como para nidificantes.

Mapa y Perfil de la ruta 09 Monasterio Oliva-Pitillas 64 Km
Track ruta Monsaterio Oliva-Pitillas 64 Km

08 Marcilla-Peñalen-Rada 61 Km

La octava de las rutas nos lleva a la ribera alta y tiene como punto de partida la bella Marcilla. En Funes ascenderemos el Barranco de Peñalen, primeros de los lugares destacados y desde donde tendremos una espléndida vista de toda la zona. Tras pasar por Milagro llegaremos al segundo lugar destacado que en este caso es la Laguna Badina Escudera. Finalmente, en las cercanías de Caparroso, encontraremos el último de estos lugares en las ruinas del Castillo de Rada.
La ruta en sí no aparenta gran complicación ya que apenas cuenta con un desnivel acumulado de 600 m en los 61 Km de travesía.
Castillo Marcilla
Empiezo el día bajo las murallas del impresionante castillo de Marcilla con apariencia de haber sido recientemente restaurado ya que tiene una presencia impecable. Por una parcelaria por la que se circula a buena velocidad nos dirigimos hasta Funes situado en el kilómetro 7 donde circulamos por ambas orillas del río Arga. Un poco más abajo confluyen el río Aragón y Arga para continuar como un único curso. Posteriormente, cuando subamos al alto de Peñalen podremos divisar el lugar de unión de ambos.
Confluencia del río Arga y Aragón desde el alto de Peñalen
La subida por el barranco de Peñalen será el momento más duro de todo el recorrido y es que se trata de un ascenso que va aumentado la dificultad progresivamente hasta llegar a un verdadero muro, cuando el camino se convierte en senda, de difícil superación.
El alto de Peñalen es de las zonas más bonitas que he recorrido recientemente, me ha sorprendido muy gratamente. En primer lugar, las vistas que se tienen del barranco y el valle son espectaculares. Y además la meseta que recorro posteriormente, sembrada a la derecha mayoritariamente de viña, paneles solares y extensos campos de cereales, contrasta con el barranco que tenemos a la izquierda haciendo de esta zona un recorrido muy ameno, a la vez que rápido.
Barranco de Peñalen
El descenso hacia Milagro es muy veloz, donde volvemos a cruzar el río y tras acompañar a la carretera NA-134 brevemente nos introducimos en un ambiente muy peculiar. Se trata de zonas de cultivo con parcelas enormes que muchas de ellas dan la sensación de ser pequeños latifundios de invernaderos en un primer lugar y cerealista después. Así llegamos a tropezar con la autopista AP-15 a la que seguiremos paralelamente en busca del pequeño humedal de Badina Escudera, el cual es fácilmente imperceptible por estar rodeado de juncos. Ahora si que nos decidimos a cruzar la autopista y las vías del tren para continuar entre grandes fincas de cereal así como de una enorme granja de vacas lecheras. El paisaje va cambiando conforme vamos avanzando haciéndose notable la cada vez mayor escasez de precipitación hasta llegar a una zona totalmente desértica. Aquí también nos vamos a encontrar algunos toboganes que terminan endureciendo las piernas.
Bajada a Caparroso con "El Cristo" a la izquierda
Finalmente, se afronta un rápido descenso que nos va a desembocar en Caparroso bajo la majestuosa mirada de los restos de lo que una vez fue un antiguo castillo "El Cristo". Atravesamos el pueblo por lo que parece ser que una vez pudo ser un cauce fluvial y vamos en dirección al despoblado fortificado de Rada. Se llega hasta la base sin excesiva dificultad de no ser por el acumulo de kilómetros que ya se empiezan a hacerse notar. El esfuerzo se remata con la subida a Rada aunque hacerlo por terreno asfaltado ayuda en la tarea. Lamentablemente las ruinas estaban cerradas por lo que me he limitado a divisarlo desde el exterior. La bajada nuevamente hasta Caparroso es muy entretenida.
Despoblado amurallado de Rada
Ahora ya sólo queda volver al punto de partida a la sombra del Castillo de Marcilla y lo hacemos entre parcelarias inicialmente y luego en paralelo a las vías del tren.
En definitiva, una ruta llena de contrastes, desde los fertiles humedales o vegas de ríos hasta los paisajes desérticos más desapacibles.
El Barranco de Peñalen es el lugar en el que rey Sancho Garcés IV murió, en 1076, despeñado a manos de su hermano, que lo empujó por dicho precipicio cuando estaban de cacería. Al pie del Barranco, que tiene una caída de 392 metros, funden sus aguas los ríos Arga y Aragón para encontrarse con el Ebro en Milagro, tres kilómetros más abajo. 
Badina de Escudera es una laguna situada en una depresión endorreica que recoge agua de lluvia y los sobrantes del regadío de los alrededores que se encuentra fragmentada en varias lagunas menores con aguas libres en el interior y bordeadas por una orla de carrizo. Es estrecha y alargada y alberga una gran cantidad de animales, varios de ellos de gran importancia como el visón europeo y el galápago europeo, pero sin duda los más visibles son la gran diversidad de aves que se encuentran refugio en este humedal.
Estratégicamente emplazado en lo alto de un cabezo se halla el Despoblado de Rada, un recinto amurallado que alberga restos de un castillo del siglo XII que durante la Edad Media desempeñó un importante papel estratégico en la defensa del Reino de Navarra debido a su situación fronteriza, un viejo torreón, y la iglesia de San Nicolás. El lugar, además de ser punto de interés para los amantes de la historia, es también un excelente mirador que permite disfrutar, al norte, de la llanura del somontano olitense y la serranía de Ujué; a sus pies, la vega del río Aragón y sus meandros, al sur las Bardenas, y al sudeste el nuevo pueblo de colonización de Rada, surgido como consecuencia de la puesta en marcha del embalse de Yesa.
Mapa y perfil de la ruta Marcilla-Peñalen-Rada de 61 Km

07 Bardenas 54 Km

Siguiendo con el recorrido por toda la geografía Navarra esta ruta nos adentra en las Bardenas. El espectacular paisaje desértico de las Bardenas contrasta con la frondosidad del norte o la abundancia de las cuentas de la zona media de Navarra. 
En esta caso vamos a poder disfrutar de una ruta cómoda por los poco más de 500 m de desnivel que vamos a afrontar en los 54 Km de recorrido bardenero. Los lugares destacados que podremos visitar en este recorrido son la ermita de la Virgen del Yugo, que además es nuestro punto de partida y que nos ofrece un excelente mirador del entorno, Castildetierra, el Mirador de Aguilares y el Castillo de Peñaflor.
Las Bardenas Reales son el mayor de los tres parques naturales de Navarra. Una inmensidad que se hace patente cuando uno se adentra en ella. El paisaje de las Bardenas ha sido creado por la erosión del viento y del agua.
La ermita de la Virgen del Yugo se encuentra ubicada a modo de balcón asomando a las Bardenas. Se trata de una construcción del siglo XVII de estilo gótico-renacentista.
Dentro de las Bardenas destaca el cabezo de Castildetierra, cuya estampa se ha convertido en el símbolo del parque.
El Mirador del Alto de Aguilares se encuentra en la puerta de entrada de las Bardenas, con unas excepcionales vistas de la Bardena Blanca. En un primer término, se aprecian sus rasos salpicados de cerros testigos, con su máximo exponente el cabezo de Castildetierra. Y al fondo, si el día está despejado, aparecen con nitidez los Pirineos. En la otra vertiente se divisa una panorámica de la vega del Ebro con el Moncayo al fondo.
Colgado de un cerro, en medio del vedado de Eguaras, las ruinas del Castillo de Peñaflor componen una de las estampas típicas de las Bardenas, donde, según la leyenda, estuvo prisionera doña Blanca de Navarra, por no querer casarse con el príncipe de Aragón. Esta precaria fortaleza fue construida por Sancho el Fuerte en el siglo XIII con el fin de reforzar la frontera navarro-aragonesa, y de combatir las partidas de bandidos que asolaban estas tierras.
Mapa y perfil de la ruta

06 Eugui-Etxarro 47Km

En esta sexta ruta nos vamos hasta Eugui para descubrir los encantos de su Embalse, las ruinas de lo que fue su fábrica de armas, el bosque de Quinto Real y la regata de Etxarro.
Imagino que no será una ruta fácil aunque tampoco va a ser de las peores con sus casi 1.700 m de desnivel positivo en sus 47 Km.
El Embalse de Eugui se encuentra a los pies de la propia localidad y del bosque de Quinto Real y se puede recorrer en todo su entorno.
Junto a la frontera de Navarra y Francia, entre los valles de Baztan, Erro, Esteribar y Aulides, se conserva un extenso bosque de hayas que recibe el nombre de Quinto Real en honor a su historia. No en vano, la 'quinta' era en el medievo la parte que se pagaba a los reyes navarros en concepto de aprovechamiento de pastos y monte. Se trata de una de las extensiones boscosas más importantes de Navarra. El bosque destaca por poseer abundantes manatiales y regatas y por albergar a un buen número de especies animales interesantes, como ciervos, corzos o buitres leonados.
En el fondo de este embalse reposan los restos de la antigua fábrica de armas de Eugi. No obstante, los restos de una más moderna y anterior a la de Orbaizeta se esconden bajo la hiedra en el corazón del bosque de Quinto Real. Esta ferrería se construyó en el siglo XVI y cerró sus puertas un siglo más tarde al agotarse sus recursos, lo que daría pie a la instalación de la fábrica de Orbaizeta. En Eugi se fabricaron principalmente proyectiles para cañones y armas menores. Hoy día, sólo algunos de sus muros y arcos sobreviven como testigos de aquella época.
Nos internaremos en el abrupto barranco de Etxarro que recorre las márgenes del tramo más ignorado del río Arga. Se disfruta de magníficas vistas mientras el paseo transcurre por cómodos tramos de trazado agradable y escaso desnivel entre bojes, robles, alisos, arces y pinos silvestres. Se visita también un antiguo búnker.
Mapa y perfil de la ruta